Seguidores

martes, 25 de diciembre de 2012

Genesis-Wind & Wuthering (1976)


Y si en el anterior post hablábamos de una álbum ideal para la noche de navidad (segun mi modesto criterio en aquella ocasión, nos referíamos al album de Genesis ...And then there were three ) , ahora voy un poco más lejos y propongo él más difícil todavía, el álbum perfecto para el dia de navidad, Wind & Wuthering grabado dos años.
Casi a finales de 1976 el grupo lanzaría el quizás ultimo gran disco de su era progresiva, un álbum cargado de  atmósferas melancólicas, nostálgicas y otoñales, un hipnótico viaje solemne por esa triste estación del año.
Y es que es en Wind & Wuthering donde realmente comienza a nacer el Genesis post-Gabriel. Aquí ya se puede intuir las nuevas tendencias musicales del grupo, e incluso como un Steve Hackett en plena madurez compositiva e instrumental, tiene una mayor participación, de hecho casi la mitad de los temas de este trabajo son de su autoría, pero curiosamente es el álbum donde las guitarras tienen menos protagonismo, debido sin duda a los arreglos finales que sus propios compañeros imponían, precipitando que fuese este, él ultimo del guitarrista en la banda.

Incluso la portada del álbum, diseñada por el dibujante de la factoría Hipgnosis Colin Elgie es una de las más bellas que han sido creadas, en ella nos da una ligera idea de la música contenida con ese aspecto ilusorio, con un gris escenario otoñal con un árbol cuyo follaje resulta ser unas veintenas de aves, dejando al árbol desnudo y solo.
Este álbum también representaba él ultimo trabajo lírico con una base "narrativa" que el grupo compuso, en tanto que, a excepción de los temas Afterglow y Your Own Special Way, las canciones tienen como base un personaje, o están basadas en una historia, mas que en la experiencia.

Ilusión y desilusión son las temática básicas del disco. El álbum comienza con Eleventh Earl of Mar, un tema basado en la rebelión Jacobita de 1715, la cual introduce la idea de la inocencia (la voz del relato de forma alternada esta íntegramente en tercera persona, y es la del hijo del protagonista); y del fracaso, en la campaña final. Musicalmente Eleventh Earl es una potente canción que fusiona muy bien el rock eléctrico y las baladas acústicas. La canción termina con la imprecación a esperar, hasta que todo el mundo se olvide, y hacerlo otra vez - "some things never end" ("algunas cosas nunca terminan").
La siguiente pieza nos guía perfectamente a One For The Vine. Este trata de nuevo con la desilusión, el fatalismo y el fracaso, y refuerza ciertas ideas relatadas en el tema anterior. La culminación, como en Eleventh Earl, presenta el concepto cíclico, a manera de broche final para dicha tema. El "heroe" esta atrapado dentro del ciclo de los eventos descritos por la canción - y esta por lo tanto condenado a repetirlos.
A renglón seguido llega Your Own Special Way, canción que comienza con lo que ahora casi podríamos llamarlo el arquetípico del Genesis acústico- una virtuosa guitarra de 12-cuerdas qué llena por completo la canción. Una pieza maravillosamente conmovedora nos lleva a Blood On The Rooftops, la primera entrada lírica y musical que hace Hackett a Wind & Wuthering. El disco finaliza con Afterglow, una canción de redención y renacimiento, en medio del amor perdido. Líricamente, la sencillez de las imágenes y la cáustica intensidad de las palabras la hacen una de las más finas canciones de Genesis.
Sin duda este seria el último gran trabajo de Genesis y él ultimo de su genial guitarrista Steve Hackett, imprescindible para cualquier colección prog que se precie, una obra maestra en todo ámbito, desde la narrativa, pasando por las líricas y la música. Simplemente espectacular.

2 comentarios:

TSI-NA-PAH dijo...

El disco favorito de Hackett!Y uno de los mios tambien!
A+

Dr. Quatermass dijo...

¡¡¡Ahora sí!!!! Un disco ENORME que solo ensucia Your own special way, y no tiene que ver que sea comercial, que también lo es Afterglow y es un tema precioso. Enormes los dos temas largos y también los instrumentales de Hackett. Ah! y Blood on the rooftops efectivamente 100% de acuerdo contigo que podría ser uno de los temas más bellos de Genesis.

Un saludo,