Seguidores

jueves, 7 de marzo de 2013

Fallece Alvin Lee

El que fuera líder de la fantastica y mítica banda británica Ten Years After ha fallecido esta mañana de manera inesperada a causa de “complicaciones imprevistas después de una operación rutinaria”, tal como anunció su familia en un escueto comunicado en su página web oficial.
Aunque tocaba de manera profesional desde principios de los años ’60, solo después de su actuación en el mítico festival de Woodstock en 1969 su carrera despegó, y de manera espectacular, sobre todo gracias a la extendida interpretación en directo de su tema “I’m Going Home”, que ha quedado para los anales de la historia del rock. La guitarra llena de pegatinas de Lee, su “Big Red” Gibson ES-335, fue a la postre uno de los iconos que nacieron por aquella época, y el hombre que la tocaba fue uno de los guitarristas más rápidos de su tiempo, que también deslumbró en el festival de la isla de Wight en 1970.
Fiel a sus raíces de blues, country y góspel, se marchó de Ten Years After en 1973 -tras haber grabado con ellos otros éxitos como “Love like a man” o “Hear me calling”- cuando los ejecutivos ya le presionaban para que diera un giro hacia el pop. Posteriormente llegó a colaborar con artistas de la talla de George Harrison, Ron Wood, Steve Winwood, Bo Diddley, Jerry Lee Lewis y Mick Taylor, entre muchos otros, además de regresar por dos veces a Ten Years After, o fundar la continuacion de esta Ten Years Later, Su último disco en solitario, ‘Still on the Road to Freedom’, salió el pasado mes de septiembre. Tenía 68 años y llevaba unos 20 residiendo en España con su esposa alemana, primero en la Costa Brava y luego en Estepona. Se da la triste coincidencia de que allí falleció también otras de las leyendas del blues-rock: el gran Gary Moore.
Hace algun tiempo hice un post hacia Ten Years After, ahora es un buen momento para volver a recordarlo:
Ten Years After


1 comentario:

Javier de Gregorio dijo...

Magnífico video. Impresionantes los primeros planos de Alvin a la guitarra, con sus dedos rapidísamente recooriendo el mástil de su Gibson. Nunca le había visto con el palito de metal arañando las cuerdas, como Jimmy Page. Era un guitarrista de primerísima división, también extraordinario cantante, muy en la onda del creyente y practicante del blues como casi una religión, y con la armónica no le iba mal en absoluto.
Gracias Alvin y gracias por el post.
Saludos,
JdG