Seguidores

domingo, 20 de enero de 2008

Se cumplen 30 años de la inmortal obra de Jeff Wayne

La inmortal obra de H.G. Wells La Guerra de los Mundos es un hito en la literatura de ciencia ficción, ya que fue el primer libro en abordar el tema de una invasión extraterrestre a la Tierra, temática que sería explotada hasta la saciedad en otras novelas y cuentos del género así como en el cine con sus múltiples variaciones. En general La Guerra de los Mundos ha servido de espejo para mostrar el temor de diferentes generaciones; desde su adaptación filmica de 1953 (la guerra fría) hasta la versión 2005 de Steven Spielberg (el terrorismo). Incluso la sensacional versión de radio de 1938 orquestada por Orson Welles sirvió para explotar el miedo de los americanos en la época previa a la Segunda Guerra Mundial (y la paranoia sobre una posible invasión nazi). Es una obra que está marcada por un nivel de excelencia infrecuente en todas sus adaptaciones: siempre hechas por artistas geniales, siempre haciendo historia. Y hoy es el turno de hablar de una adaptación muy popular en su tiempo (1978), pero que con el paso de los años ha quedado en el olvido al menos en el mundo de habla hispana, ( que no en el mundo anglosajon, donde sigue siendo un clasico, cosechando mucho exito tanto en literatura como en la version musical ).
Me refiero a la versión musical de Jeff Wayne.
He aqui la historia del album:
Jeffrey "Jeff" Wayne nació en Norteamérica pero se crió en Inglaterra. Su padre Jerry era actor, compositor y productor teatral, actividades que terminaron por influir en el joven Jeff. Ya en 1966 colaboraría con su padre en la versión musical de Historia de Dos Ciudades, la obra clásica de Charles Dickens. Y pronto se volcaría como productor musical, participando en el album Rock On de David Essex. En esos años comenzaría a experimentar con el rock sinfónico.
Alternando entre la producción musical, y la composición de jingles publicitarios, a mediados de los 70 Jeff y su padre se dedicaron a la tarea de montar una dramatización musical de una obra literaria conocida. Las alternativas iban desde dramas griegos hasta novelas como la de Aldous Huxley Brave New World, o incluso la base literaria del film de ciencia ficción The Day of The Triffids de John Wyndham. Fue Doreen Wayne (la madre de Jerry) quien, husmeando en una librería, se le ocurrió pensar en la más grande historia de ciencia ficción jamás contada. Y era, por supuesto, La Guerra de los Mundos de Wells.
Los Wayne llegaron a un arreglo con los familiares del hermano de H.G Wells (que era los únicos herederos y poseedores de los derechos de autor), quienes le dieron el visto bueno. Doreen Wayne sería quien se encargaría de los primeros pasos de la adaptación de la obra, y Jerry Wayne haría de editor del libreto, trabajando sobre los puntos que había destacado Jeff. Mientras éste se dedicaba a contactar a ejecutivos de la CBS en Inglaterra, en especial Dick Asher, quien sería el que les brindara el apoyo total durante los tres años que duró el proceso de elaboración de la obra. Inicialmente presupuestada en un costo de 34.000 libras esterlinas, con el paso del tiempo el proyecto crecería ... y los costos también, hasta llegar a la cifra de 240.000 libras. Incluso hubo cambios en el formato; debido a las dimensiones de la obra, pasó a ser un album doble. Pero los resultados sobrepasaron las expectativas, y cuando el album fue lanzado en 1978, superó el millon de ejemplares en sólo 6 semanas. Permaneció en los charts por más de 6 años y se convirtió en la banda de sonido más vendida en el Reino Unido, llegandose a vender mas de diez millones de copias en total, a pesar de que no fuera el soundtrack de un film ni se tratara de una opera rock puesta en escena en ese momento. Reciéntemente en el 2004 firmaría un acuerdo con la Paramount, quien le proveería numerosas escenas animadas en CGI y montaría un espectáculo músical itinerante, obra que continúa en cartel hasta el presente año.
La versión original de Jeff Wayne contaba con un elenco de artistas y musicos consagrados dentro del mundo del rock como Richard Burton como narrador y protagonista de la obra; como musicos la participación de Justin Hayward vocales y guitarra (de The Moody Blues), Phil Lynott en vocales y bajo ( Thin Lizzy ), David Essex en las voces, Ray Cooper en las percusiones, Barry Morgan en la bateria, Chris Spedding y Jo Partridge a las guitarras, Herbie Flowers al bajo, y Chris Thompson ( Manfred Mann ) a los teclados, entre otros musicos. A su vez el album contaba con numerosas ilustraciones de Peter Goodfellow, Geoff Taylor y Michael Trim que servían para seguir el avance de la historia.

El álbum sigue con absoluta fidelidad a la obra de Wells; ambientada en la Inglaterra Victoriana del Siglo XIX, tanto el narrador como los protagonistas recrean las escenas más importantes de la novela. Desde el aterrizaje marciano hasta los primeros encuentros entre la artillería y los invasores; la desesperación y locura de los pobladores, entre los que se encuentra un artillero que planea atacar a los alienigenas emergiendo desde debajo de la tierra; el éxodo de la población y el ataque al carguero Thunder Child que transporta a los exiliados... Wayne incluso incorpora cierta personalidad musical a los invasores, ya que los mismos aullan un grito de guerra (el famoso Ulla !) que les da protagonismo en la obra. Y, jugando con los hechos de la época, aporta un epílogo en donde la misión Viking a Marte (que data de aquellos años) se posa en el planeta rojo... y la comunicación es interrumpida.
Musicalmente el sonido se orientaba claramente hacia el rock sinfonico-epico, Varios de los temas escalaron posiciones individualmente en los charts, en especial "Thunder Child","The Spirit of Man" y "Forever Autumn", siendo esta última el single más exitoso del álbum. A su vez la repercusión a nivel internacional no se hizo esperar, y surgieron versiones en alemán (con Curt Jurgens) y en español (con Teofilo Martinez) como los narradores centrales.
Jeff Wayne´s War of the Worlds es una obra excepcional; tiene cierto sabor a serial radial, donde la música y la narración dejan volar la imaginación; y se trata además, de la producción más fiel a la obra de H. G. Wells hasta el momento. Hay una gran cantidad de momentos musicales "pegadizos", y tiene una construcción épica privilegiada. Pero de algún modo el éxito descomunal de la obra terminarían por opacar al mismo Wayne. Su producción musical continuó pero con mayores intervalos, y sólo hubo un intento de generar una nueva obra a gran escala con la versión musical de Spartacus pero sin alcanzar el impacto de este album. Y actualmente se encuentra dedicado a la puesta en escena intinerante durante todo el pasado año y parte de este. http://www.thewaroftheworlds.com/
(Alejandro Franco)

4 comentarios:

Pablo dijo...

Si Señor una obra maestra del rock progresivo, quizas a la altura de grandes obras como el Aqualung, el Close to the Edge, The Wall o The Snow Goose e incluso el majestuoso The Lamb Lies Down on Broadway, aunque tambien es cierto que solo apreciado por los entendidos al rock sinfonico.

Elias Rock dijo...

Musicalmente hablando esta "Guerra de los mundos" es una verdadera joya del rock sinfónico, con riff de guitarras, bajos y teclados que crean una ambientación realmente asfixiante. No soy muy dado a los musicales salvo contadas y magistrales ocasiones (Singin´ in the Rain, West Side Story o The Wizard of Oz), y aunque esta composición no puede ni debe enmarcarse dentro de los musicales propiamente dichos, si reúne todas las condiciones para no ser considerada una composición convencional. Es por eso que antes de escuchar este trabajo mis prejuicios eran más que evidentes. Pero una vez has sido "secuestrado" por la forma de plantear la historia, y has sido "abducido" por ese estilo de "composición dialogada", uno comprueba la maestría en la composición de Jeff Wayne, capaz de simular desgarradores sonidos de destrucción a manos de un siniestro ataque de "cilindros", como de describir musical y evocadoramente un paisaje extraterrestre en nuestro mismo planeta causado por la vegetación rojiza que los "marcianos" dejan a su paso.

Robert dijo...

Exacto la composición de Jeff Wayne junto con su partitura contó con las magistrales interpretaciones de David Essex y Phil Lynott, cantante y bajista de los Thin Lizzy, y Justin Hayward, cantante y excepcional guitarrista de los "The Moody Blues", que aquí tiene momentos realmente magistrales.
El album fue un verdadero récord de ventas, llegando a vender más de 12 millones de ejemplares en todo el mundo, con el tema principal de los "marcianos" quedando en nuestra mitología musical moderna, un tema inolvidable, que más de uno tarareaba sin saber nada de su procedencia.
Ni que decir tiene que la nueva edicion editada hace algunos años remasterizada es totalmente obligada para todo el buen aficionado a la buena musica, un disfrute que traspasa al mundo del cine, y que rescata esta historia directamente desde su fuente, la literaria. Si te defraudó la música de John Williams para la nueva versión dirigida por Steven Spielberg, lo comprendo, más si cabe si no has escuchado esta verdadera obra maestra del rock sinfónico.
Es un delirio sonoro con momentos realmente magistrales, el tema de los "marcianos" o el del "campo rojizo".

Anónimo dijo...

Una obra maestra