Seguidores

martes, 12 de mayo de 2009

33 Revoluciones...renace el vinilo en Las Palmas

Desde hace poco tiempo existe en la ciudad de Las Palmas un lugar en donde todos aquellos que amamos los viejos discos de vinilo tenemos la oportunidad de encontrar todo tipo de música en este formato tan añorado por muchos aún en dia, desde rock hasta jazz, pasando por el blues, el folk, el country…etc, además de miles de singles con aquellas canciones que fueron hit-parade en los años 60, 70 y 80, con un total de mas de 7000 discos.
Esta idea original de Pablo Gallego tiene un nombre significativo “33 Revoluciones” y se encuentra en la calle Pedro de Vera nº 43, en la zona del Parque San Telmo, sin duda una gran noticia para todos los buenos aficionados a la música.

El acetato retoma fuerza y parece ser un arma más fiel y poderosa que el láser.No se trata de una guerra de materiales, sino una pelea que desde hace 30 años, aproximadamente, surge entre los fanáticos del disco de vinilo y los tecnófilos amantes del compact disc. Aunque suene ridículo, los defensores del vinilo crecen a diario.Hace exactamente 44 años la firma alemana Deutsche Grammophon presentó el primer disco de larga duración (Long Play). Fue en la Feria alemana de la Música, en la ciudad de Dusseldorf. El LP (o elepé, como se castellanizó) era un disco de acetato que giraba a 33 revoluciones por minuto. Hasta ese entonces, los reproductores de música sólo podían girar a 45 rpm, lo que denostaba la calidad acústica.En el primer año de su existencia, cerca de 1947, el vinilo vendió millones de copias. El invento es un disco de material plástico sólido que en su estado original es un polvo blanco. Mediante un proceso industrial se obtiene el conocido disco negro, que fue el rey de las pistas bailables pero cuyo mandato comenzó a decaer con la llegada del CD o compacto.Sin embargo, luego de tres décadas de ventas de compactos, muchos fanáticos de la música comienzan a añorar el vinilo y han decidido volver a comprarlos. Aunque hay cientos de miles de coleccionistas, también se han adherido a la campaña músicos, productores de discográficas independientes y DJ.La razón más importante nada tiene que ver con la nostalgia de un tiempo pasado, sino un uso pragmático: el vinilo ha demostrado tener una calidad de sonido más durable en el tiempo, si se lo utiliza con precaución.La razón es simple: el acetato reproduce el sonido desde la fuente a la salida (o sea, el parlante) de manera analógica. El CD, en cambio, toma la salida analógica, la transforma en digital y luego nuevamente a analógica. Este traspaso –que se logra mediante la reducción de curvas en código binario- hace que vayan perdiéndose matices en el sonido. El método más fácil para probarlo es el siguiente: compre un vinilo y póngalo en un tocadiscos en buen estado. Haga lo mismo con un CD en un equipo de música. Luego de varias pasadas, se verá que el sonido del CD ya no sale tan puro y cristalino como la primera vez. En tanto, el vinilo se escuchará exactamente igual.Así, entre 2004 y este año, grupos como Oasis, Beck y Nirvana retomaron su viejo amor e incluyeron tracks extra en la versión LP de sus nuevos lanzamientos.Algo similar reconoció el gigante Sony/Philips: en la presentación de su reproductor CD Super Audio aseguraban que el sonido tendría “la misma calidad del vinilo”.

Pedro Gallego

Tlf mv 669 163 709


No hay comentarios: