Seguidores

domingo, 25 de abril de 2010

Grandes Bandas años 60: Mike Bloomfield & The Paul Butterfield Blues Band

Mike Bloomfield fue definido en los años sesenta como “una estrella fundamental en el firmamento del rock” y no era para menos, su contribución al mundo de la música rock fue tan importante convirtiendose en una de las referencias básicas del llamado blues blanco de Chicago.

Nacido en esa misma ciudad en 1944 era hijo de una acaudalada familia de origen judío.
Fue a principios de los sesenta cuando conoció a Nick Gravenites guitarrista y cantante que en aquel momento organizaba el festival de folk y bluegrass anual de la Universidad de Chicago.
Durante dicho festival Bloomfield quedo fascinado por el gran valor poético del country-blues y quedo prendado de algunos de los músicos que allí participaron, en particular por los guitarristas Sleepy John Estes y Big Joe Williams.
A partir de aquí su obsesión por el blues y la guitarra le llevan a largas horas de aprendizaje al igual que al estudio de las partituras de blues.
Varios años después su técnica y dominio con la guitarra son realmente asombrosos y esto le proporciona colaborar en un álbum del citado Sleepy John Estes.
Bloomfield poco a poco se fue ganando una buena reputación como guitarrista en los circuitos de blues de Chicago que llega a oídos del maestro de la armónica Charlie Musselwhite que le ofrece un puesto en su banda al igual que a Gravenites.
En esa época Bloomfield también quedaría entusiasmado con otros guitarristas, en un concierto de Elvis Presley ve por primera vez a Scotty Moore y posteriormente a Cliff Gallupp de The Blue Caps de Gene Vincent.
Por aquella época también sobresalía un armonicista llamado Paul Butterfield un joven músico que fue para Norteamérica lo que John Mayall para Inglaterra, desarrollando una intensa labor que le consagraría en la historia de la música blues, Butterfield atesoraba una calidad muy parecida a la de Mayall aunque su nivel de popularidad nunca fue la misma, debido en parte a que mientras Mayall practicaba un blues libre y vanguardista, Butterfield era mucho mas tradicional y perfeccionista.
Butterfield junto a su banda, en la cual estaba un Elvin Bishop que empezaba a despuntar con las seis cuerdas, contribuía a la expansión de un género que hasta ese momento era básicamente para negros, con la consabida excitación para los blancos devotos del blues
A principios de 1965 The Paul Butterfield Blues Band consigue un contrato con la Elektra Records y el propio Paul convence a Bloomfield que se una a la misma y así graban el primer álbum de la banda que se publica en mayo de ese mismo año.
El álbum The Paul Butterfield Blues Band significa la introducción de blues eléctrico de Chicago que desplazaba al eterno blues acústico de Delta como principal fuente de inspiración del blues de la época, y pronto causan sensación debido al particular sonido de la banda fruto de la fusión de la tensa y vibrante guitarra de Bloomfield y la armónica amplificada de Butterfield.
La banda además de Bloomfield, Butterfield y Bishop estaba conformada por los músicos de acompañamiento de Howlin´ Wolf Jerome Arnold al bajo y Sammy Lay a la batería.
Ambos ( Bloomfield y Butterfield ) colaboran en el posterior álbum de Chuck Berry; Fresh Berry que les contrato para participar en dicho álbum impresionado por el talento de los músicos.
Pero uno de los momentos cruciales de la vida de The Paul Butterfield Blues Band se produce el 25 de julio de 1965 cuando la banda al completo acompaña a Bob Dylan en el Festival Folk de Newport en lo que seria la primera actuación eléctrica en público del de Minnesotta.
Poco después el propio Dylan invita a Bloomfield a colaborar en el álbum Highway 61 Revisited en donde conoce al teclista Al Kooper
Kooper junto al teclista Mark Naftalin se unen a The Paul Butterfield Blues Band para la grabación del segundo álbum East West (1966) que resulta un antológico disco de blues-rock.
Pero Bloomfield era un nómada, amante de las grabaciones, de tocar con los amigos y no el clásico integrante de una banda, por lo que después de este disco abandona el grupo y decide formar la suya propia a la que denomina Electric Flag, reclutando al batería de Otis Redding Buddy Miles, al bajista Harvey Brooks y al teclista Barry Goldberg que junto a su inseparable Gravenites publicaron los álbumes A Long Time Comin´(1968) y Electric Flag An American Music Band (1968) verdaderos ejercicios de sutil mezcla de soul y rhythm & blues y verdaderas joyas del blues-rock.
Con estos dos decisivos discos la Electric Flag resurgía la fuerza del blues en un momento en el que el poder de la música de la costa oeste ya había cristalizado y el camino a seguir era tan solo el de la confirmación.
Después de abandonar su propia banda por discrepancias con Buddy Miles, Bloomfield se traslada a San Francisco en donde vuelve a coincidir con Al Kooper que por entonces colaboraba en el álbum del grupo Moby Grape Wow/Grape Jam en el cual termina también tocando Bloomfield y que será la fuente de inspiración del siguiente trabajo del guitarrista.
Así fue a finales de 1968 se unen los talentos de Kooper, Bloomfield y Stephen Stills y dan vida al fantástico Supersession en donde el blues y el soul se mezclan con el country rock en un adelanto de lo que pronto será muy habitual, los súper grupos.
Un año después junto a Al Kooper aparece en el doble álbum en directo The Live Adventures of Mike Bloomfield & Al Kooper.
Y ese mismo año publicaría It´s not Killing me y participaría en el directo Live at Bill Graham Fillmore East.
Los siguientes años son de continuas colaboraciones entre las que sobresale el álbum I Got Dem ol Kozmic Blues Again Mama de Janis Joplin.
Pero a partir de aquí la vida de Mike Bloomfield pierde vitalidad al meterse en el mundo de las drogas que le conducen a fracasos continuos.
En 1973 participa en el disco de Dr.John Triumvirate junto a John Hammond y en un intento de reorganizar su carrera reflota a los Electric Flag para el álbum The Band Kept Playing (1974). Dos años después funda la banda KGB junto a Goldberg, Rick Grech y Carmine Appice y firman varios meritorios trabajos KGB (1976) y Motion este ultimo ya sin el propio Bloomfield.
Convertido en un ermitaño se interesa por las bandas sonoras y Médium Cool, Bad y Steelyard Blues se convierten en proyectos que dejaban bastante que desear.
Pese a todo a finales de 1976 es elegido como el mejor guitarrista eléctrico de blues por la revista guitar player y dos años después como mejor guitarrista acústico.
If you love these blues, Play´em as you feel (1977) fue un trabajo enfocado al lucimiento personal que a un álbum de buenas composiciones.
Convertido en un músico reputado pero olvidado malvive con lo que recauda en una serie de actuaciones en la bahía de San Francisco.
En adelante siguió publicando mediocres trabajos como Analine (1977), Count Talent and the Originals (1978), Michael Bloomfield (1978) Cruisin´for a Bruisin´ (1981) o junto a Woody Harris Bloomfield & Harris en un trabajo de dúos de guitarra acústica de gospel y espirituales que es bien acogido por el publico y la critica.
Poco después de una memorable actuación en el Warfield Theatre de San Francisco junto a Bob Dylan, aparece muerto en el asiento trasero de su coche, un Mercury color crema de 1971, aparcado en Forest Hills en San Francisco y justo a su lado había un frasco de barbitúricos, por lo que parecía una muerte por sobredosis.
Posteriormente se publica un ultimo álbum Living in the Fast lane (1982) a titulo póstumo y el doble recopilatorio Bloomfield a restrospective (1984).
Por su parte la carrera de Paul Butterfield continuo junto a su banda hasta 1971 dejando tras de si buenos álbumes como The Resurrection of Pigboy Crabshaw (1968), In my Own Dreams (1968), Kep on Moving (1969) o Live (1971) y siendo uno de los grupos que intervinieran en el Festival de Woodstock y ofreciendo una soberbia actuación muy recordada por los aficionados. Posteriormente formo el grupo Better Days del que publicaron dos trabajos y más tarde varios álbumes en solitario del que destaca The Legendary Paul Butterfield Rides Again (1986) justo un año antes de su muerte debido a complicaciones por una peritonitis.
La carrera de Al Kooper fue junto a la de Bloomfield la de un músico con culo de mal asiento ya que protagonizo innumerables proyectos y colaboraciones destacando su participación en los álbumes de Bob Dylan Blonde on Blonde (1966) o New Morning (1970), formar parte de The Blues Project, fundar Blood Sweat & Tears o descubrir a los Lynyrd Skynyrd.

Web Oficial Mike Bloomfield

Web Oficial Al Kooper

Web Paul Butterfield

5 comentarios:

Gary dijo...

Muy buen Post, has hecho justicia a un gran olvidado del blues y el rock americano como fue Mike Bloomfield.
En su día no hubo, para mi gusto, mejor guitarrista blanco de blues, ni Eric Clapton ni Peter Green se le acercaban cuando estaba inspirado.
El disco en directo con Gravenites es increible.

Miguel Angel Godoy dijo...

Gracias Gary, cuanta razon tienes cuando dices "gran olvidado" y es que siempre se acuerdan de los mismos, que no quiere decir que esos (Clapton, Green, Trower, Gallagher...etc) no sean tambien grandes dentro del blues, pero fue sin duda Mike Bloomfield el primero y el quien sento las bases para lo que vino despues.
Un abrazo

Gary dijo...

Muchas gracias por enlazarme, y me alegro de que te guste el Blog, llevo poco tiempo haciéndolo con la colaboración de algunos amigos. Gracias al apoyo de los compañeros Bloggers como tú, me motiva para seguir escribiendo.
Hay muchos olvidados, otro gran olvidado al que dedicaré un post es Roy Buchanan por ejemplo.
Gracias y un abrazo.

Aldoux dijo...

Esto sí que está difícil: Mike Bloomfield, Al Kooper y The Paul Butterfield Blues Band... es decir, la más grande leyenda del blues blanco Americano, uno de los artistas más polifacéticos de la historia (instrumentista, cantante, compositor, arreglista, band leader, productor, mecenas y cazatalentos) y el catalizador del Blues blanco en USA de la misma manera que John Mayall lo fue en UK. Ví a al gran Bloomfield en directo en Italia en 1981 pocas semanas antes de su muerte, país donde aún se le veneraba mientras en resto del mundo se le olvidaba. Tengo la revista con la última entrevista suya que se publicó y me comprometo a traducirla y copiarla para ustedes, poco a poco pues el tiempo para las cosas buenas siempre escasea, pues me parece una joya póstuma que merece ser compartida. De nuevo mis mejores augurios por este fantástico blog informativo que viene a llenar un gran vació en la blogósfera pues el conocer la historia del Rock resulta tan indispensable como escucharla. Saludos...

Miguel Angel Godoy dijo...

Hoy en dia e execepcion de algunos cuantos blogs y webs poca justicia se le hace a grandes y fundamentales del rock, en cambio existen millones en donde Nirvana, Metallica, Led Zeppelin...etc tienen todo el protagonismo (que por supuesto se lo merecen), pero no solo estan ellos, hay cientos de grupos y musicos que jamas vendieron mas de unos pocos miles de discos, pero se legado es tan o mas importantes que los que vendieron docenas de millones, pero para eso estamos todos esos blogeros que como tu Aldoux o Gary o tantos otros que gracias a su dedicacion y esfuerzo y buen criterio estan escribiendo la verdadera historia del rock como nunca antes se habia contado.
Gracias por tus comentarios Aldoux, es un tremendo placer recibir tus visitas de quien es ya considerado un blogero reputadisimo como tu.