viernes, 26 de junio de 2020

Talk Talk-The Color Of Spring (1985)

"The Color Of Spring" es el tercer álbum de la banda británica Talk Talk, considerado por muchos como su mejor producción, así como uno de los trabajos de mayor calidad de los años ochenta.
Lejos del sonido inicial donde el synth-pop y new wave eran la base de su estilo, aquí el grupo opta por sonidos más vanguardistas y experimentales, con cierta melancolía, pero conservando ese pop potente y solemne.
Especialmente notable es la participación de Steve Winwood con el órgano Hammond, proporcionándoles un ambiente sonoro que se mueve entre el rock progresivo y el space rock.
En este disco la banda está rodeada por más de quince músicos invitados, entre los que se encuentran entre otros David Rhodes, David Roach, Robbie McIntosh o el propio Steve Winwood, todo lo cual contribuye de forma significativa al enriquecimiento sonoro de una producción tan solemne como rica en matices musicales.
Ese enorme pasaje sonoro fruto de la gran cantidad de instrumentos utilizados, lo tenemos en el denso y maravilloso "I Don´t Believe In You", que se convierte en un clásico de Talk Talk.
También es memorable el ritmo "Living In Another World", donde nos recuerdan su etapa anterior, el íntimo "Chamaleon Day", con ese aura pesimista, la emocionante y tremendamente cautivadora "Give it up", donde se acercan bastante al estilo de Winwood en sus discos de la 80, y el hipnótico "Time it´s Time" como colofón de este impresionante disco que se encuentra entre los mejores de la decada de los ochenta.

domingo, 14 de junio de 2020

Iron Butterfly-In-A-Gadda-Da-Vida (1968)

Iron Butterfly son considerados para muchos como uno de los pioneros del Heavy Metal, para otros unos precursores del Rock Progresivo por sus largos desarrollos, fuera como fuera ambas fracciones tienen parte de razon, su estilo esta repleto de atmósferas que discurren entre lo sofiosticado y lo visceral, con connotaciones progresivas en muchos de sus temas y la pura exquisitez sonora, pero al mismo tiempo eran experimentales y vanguardistas, desarrollando un estilo único que mezcla las composiciones litúrgicas con el rock y el pop de los sesenta.
Formados en San Diego en plena costa oeste del ácido en boga en 1966, se trasladon a Los Ángeles, territorio de los reyes del blues blanco por aquel entonces, Canned Heat y su ácid boggie que enloquecen a la comunidad hippie, allí empezaron a componer y en 1967 fichan por el sello Atlantic y graban su primer album con el título irónico de “Heavy”, un disco donde predomina un blues rock bastante potente con poderosos riffs fuzzeados y convirtiéndose en uno de los pilares en lo que será después llamado heavy blues junto con los Blue Cheer y su disco debut.
Un año después la banda publica su segundo trabajo “In-A-gadda-da-vida”, la obra cumbre de la banda, y versionada y reproducida en películas y series de televisión hasta la saciedad.
El álbum en sí se ve aupado por el tema que le da título, enorme ejercicio de rock de diecisiete minutos que ocupaba toda la cara B del vinilo original. Una letra sencilla y un desarrollo instrumental complejo en el que destaca un increíble riff de guitarra y un solo de batería tremendo, quizá ambos de los más recordados del rock. Se mantiene a lo largo de casi todo el tema el riff de bajo antologico, sobre el que los diferentes músicos hacen sus desarrollos y solos
El album vendió en sus dos primeros años más de 3 millones de copias, hasta llegar a los 20 millones en la actualidad, declarándose entonces como la primera banda de la historia en obtener un disco de oro/platino oficial, llegando al puesto número uno de numerosos países durante 1968.
Ya 1969 se publicaría el tercer Lp "Ball", Atlantic se apresuro rápidamente a publicarlo, debido al éxito de los anteriores álbumes, con apenas varios meses de diferencia.
Este nuevo album volvía a ser disco de oro, e incluso superó en las lista a "In-a-gadda-da-vida", llegando al puesto número 3 de lo álbumes más vendidos del 1969, y al número 75 en las lista de  Billboard.
La banda mostraba en este nuevo trabajo un sonido más experimental que el anterior, basándose en mejoras de armonías vocales, acercándose poco a poco a tintes del acid-soul con ciertos toques gospel, sin dejar de lado la progresión también presente en bases de jazz-blusero.
Ya en 1971 publicaron su último album interesante, "Metamorphosis" que lejos de sus influencias hippies y lisérgicas de sus primeras obras, conforman un disco de hard blues rock con ligeros desarrollos progresivos.
Un año después la banda se disolvería definitivamente, aunque en 1975 harian un tímido intento de reflotar el legado con dos mediocres trabajos que pasarían totalmente desapercibidos.

viernes, 12 de junio de 2020

21 Guns-Salute (1991)

El ex-guitarrista de Thin Lizzy, Scott Gorham fundó en 1991 una banda llamada 21 Guns con la que publicaría tres discos siendo "Salute", publicado en 1992, uno de los mejores y más subestimados discos de rock melódico de los noventa.
Junto al fantástico vocalista Thomas La Verdi, crearon temas electrizantes y potentes como "Walking", "Little Sister" o la pegadiza "Knee Deep", que fue todo un éxito entre los amantes del AOR más exquisito.
Grandes melodías con baladas y medios tiempos "These Eyes", "Marching in Time" o "Just A Wish", grabaron un elegante y sublime álbum de guitarras y grandes melodías vocales, que sin embargo paso desapercibido para el gran publico aunque no así para los fanáticos del genero del AOR y el rock melódico.

lunes, 1 de junio de 2020

10 CC-The Original Soundtrack (1975)

En 1975, 10 CC publicó su tercer album titulado “The Original Soundtrack”, el cual es sin duda la gran obra maestra de esta mítica banda.
Con un inicio abrumador, este sorprendente álbum ya nos ofreció desde el primer minuto la mini ópera “Une Nuit A Paris”, que pronto fue comparada con el tema de Queen, Bohemian Rhapsody, lanzada muchos meses después.
Esta composición demostró la enorme creatividad de esos dos genios llamados Godley y Creme.
Sin embargo sería la canción “I´m Not In Love”, la que se convierte en el estandarte de este disco, que al final se convertiría en la obra de coronación de la banda y su compositor Gouldman, tema que define a la perfección el estilo de 10 CC.
Otra canción muy destacada es “Blackmail” con su espectacular solo de guitarra final, cierra una cara del disco cargada de música sublime.
La segunda cara del disco, sin poder estar a la altura de la primera, completa un trabajo donde la creatividad y la originalidad son el máximo exponente del mismo.
Este disco es un verdadero placer para los oídos escucharlo por su exquisito sabor en todas sus composiciones y la elegancia de su desarrollo instrumental.